Páginas

martes, 2 de octubre de 2012

Bello

Hay ocasiones únicas,
en que la vida es generosa
y te regala a personas
preciosas, como tú... una rosa.

Flores delicadas, bellas
por fuera, pero que nos regalan
lo mejor, cuando se abren solas
y nos enseñan lo que dentro llevan.


Aquellas que sin pedirlo
dan de sí lo mejor,
que regalando sonrisas, ahuyentan su dolor,
y lo que es mejor, el tuyo propio sin saberlo...


Ángeles sin alas,
Aves Fénix, que se reinventan
día a día, que te reconfortan
el alma en esos días en que las malas
energías te llaman,
y recuerdas su sonrisa,
y todo pasa...

Y por ello, te doy gracias.

Para un ángel sin alas... llamado BELÉN.


José Cebreiro

2 comentarios:

  1. El poema es precioso y también la persona a la que va dedicado.
    ¡Ánimo, Belén, y enhorabuena por tu blog!
    Sigue escribiendo. Todavía tienes mucho que enseñarnos y que alumbrarnos con esa luz que desprendes.
    ¡¡¡Un abrazo!!!

    ResponderEliminar